Introducción a la Partida

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Introducción a la Partida

Mensaje  Salyus el Jue Oct 10, 2013 5:16 am

El continente de la niebla ha perdido la razón de su nombre en el pasado, pero sigue siendo hoy en día la manera de referirse a él. Nos encontramos en el año 298 de la tercera era de la humanidad y hace 398 años exactamente que el mundo conocido se volvió un lugar oscuro y peligroso.

La primera era de los mortales está perdida en las brumas del olvido, cuentan las leyendas de como las razas nacieron y evolucionaron, formando sociedades y naciones, expandiendo su conocimiento del mundo. Cuentan algunos mitos que esta fue una época de grandezas, donde se construyeron ciudades y monumentos que los mortales jamás serían capaces de imitar. Muchos niegan este echo, pero la majestuosidad que muestran las ruinas de Zanarkand no puede ser obviado. Se aprendió el uso de la magia y la tecnología y se descubrió el poder de los espíritus de invocación.

Los mortales consiguieron un poder que no podían controlar, y este marcó el final de la primera era. La Gran Guerra de la Invocación arrasó las maravillas del primer mundo y amenazó con destruir a las razas mortales. La llegada del Gran Invocador y su invocación Suprema, la diosa luna acabaron con el Fortaleza Flotante del Apocalipsis y desapareció del mundo terrenal para siempre y con el se fueron las míticas maravillas de la primera era.

El gran invocador fue Deificado, y la Iglesia del Gran Invocador se fundó sobre las ruinas de Zanarkand y creció sobre las ruinas de San Bevelle. La santa Iglesia funcionó como unión y faro de esperanza en un mundo deprimido que tuvo que reconstruirse.

Durante largos años las razas reformaron sus naciones y volvieron al camino del progreso. La magia pasó a un segundo plano, y fue la fe y la tecnología las que sirvieron como guía de las naciones. Durante muchos años los reinos se formaron y rehicieron grandes avances perdidos en la memoria. gracias a la niebla que cubría el continente se conquistaron los cielos. el mar dejó de ser navegado y los barcos navegaban a través de la niebla. Midgar nació, creció y desapareció, mostrando al mundo el peligro de la tecnología desmedida. En medio del progreso sucedió una gran desgracia. La niebla desapareció de golpe, haciendo entrar al mundo en una gran crisis. Las naciones se acusaron mutuamente del suceso y se declararon la guerra utilizando los últimos recursos de una segunda era dorada.

Se le llamó la guerra de la niebla. Y dio comienzo a una serie de guerras y conflictos que terminaron con cualquier atisbo de paz en el continente y provocaron el caos y la militarización de todo lo conocido.

En medio de este Caos, poderes en la sombra decidieron utilizar la fuerza para reunificar el mundo mediante poderes de la primera era. De las ruinas de Zanarkand la Fortaleza Flotante del Apocalipsis, y la utilizó para declararle la guerra al mundo libre.

Los ejércitos, diezmados y enfrentados entre ellos no pudieron hacerle frente a un poder Ancestral de esa magnitud. La destrucción de ciudades y maravillas fue absoluta. Cuentan las leyendas que no quedó un solo edificio en pie en todo el continente.

Según los archivos eclesiásticos fue el gran Invocador, desde los cielos el que envío a los cuatro Arcángeles originales. Ellos guiaron a tres mujeres, con una gran fuerza, voluntad y poder y las ayudaron a comenzar la lucha contra el Apocalipsis. Sus batallas no dieron fruto. Así que los Ángeles rogaron al gran invocador por su poder. Y fue de nuevo en Zanarkand, donde se produjo una gran batalla final en la que las tres jóvenes tocaron la divinidad, y ascendieron transformándose en las Damas de la Luz, que con su poder destruyeron la Fortaleza y desterraron a los Oscuros que la habían invocado.

Este fue el final de la segunda era de la humanidad y recibió el nombre de la Segunda Guerra de la Invocación. Ocurrió hace 298 años y puso punto y final a la libertad del continente de la niebla.

Con un mundo destruido, unos ejércitos casí inexistentes, conocimientos mágicos perdidos, magia de la invocación saturada por la guerra y una voluntad de luchar agotada cuando el Imperio atacó. Vinieron de fuera de la barrera que rodea el continente, atacaron con oleadas interminables de droides y máquinas de guerra, más poderosas de las que había en el continente antes de la guerra. No se pudo hacer frente al Imperio, y todo el continente quedó bajó la sombra de una ocupación que cumple hoy 290 años.


Aunque las grandes ciudades fueron reconstruidas y la gente volvió con los años a poder vivir de forma tranquila. E imperio monopoliza los grandes recursos de las naciones, ocupándose en teoría, de las labores típicas de los gobiernos, pero indudablemente  generando una desidia casi absoluta de los problemas reales de las personas.

Fue en este contexto donde nacieron los llamados Jardines. Fundados por los mejores entre los mejores de la sociedad del continente, nacieron con el objetivo de luchar contra todos los males que se generaban en el Continente de la Niebla y frente a los cuales una sociedad subyugada a un imperio que no los defiende no se pueden enfrentar. Los Jardines tienen constantemente roces con las fuerzas imperiales, pero su misión nunca ha sido enfrentarlos, su misión es luchar contra las fuerzas de la oscuridad y defender a aquellos que no pueden defenderse.
avatar
Salyus
Aliado
Aliado

Mensajes : 731
Fecha de inscripción : 06/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.