Tiberius Alfen

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tiberius Alfen

Mensaje  Tiberius Alfen el Lun Ene 26, 2015 11:54 pm

Desde mi tierna infancia, siempre he vivido en paz. Mi familia eran simples agricultores y ganaderos que se ganaban la vida en el campo. Yo mismo siendo un jovenzuelo colaboré con mi padre y mis 4 hermanos en las tareas de labranza y cuidado del ganado. Mi vida era sencilla y tranquila.

En la pequeña aldea en la que me crié, no había mago alguno. Un clérigo de Lanrod de un pueblo cercano nos visitaba de vez en cuando para atender a los enfermos, pero esa era toda la magia que un muchacho como yo había visto durante su niñez.

Cuando tenía 25 años, un anciano mago visitó nuestra tierra. Era un mago viajero, poderoso y de buen corazón. Mis fascinados ojos lo vieron realizar proezas que jamás había imaginado, y la magia arcana me sedujo. Me acerqué a él con interés, y aquel mago, generoso, no tuvo ningún reparo en enseñarme los secretos de su poder. Incluso me regaló un viejo libro de hechizos para que pudiera iniciar mi senda como mago. Pero a las pocas semanas, se marchó.

Durante 5 años, con lo poco que había aprendido de aquel hombre, practiqué la magia, aprendí nuevos hechizos y empecé a desarrollar algo de poder, mientras seguía atendiendo las labores de la casa de mi familia. Pero poco a poco me fui dando cuenta de que la magia que empezaba a correr por mis venas hacía que mis hermanos y vecinos desconfiasen de mi. El poder que yo ostentaba hacía que me mirasen con desprecio. Tras esos 5 años, tomé la decisión de abandonar mi pueblo natal y partir.

Pasé el resto de mi vida hasta la fecha en el pueblo de Zeron. Los paisanos de aquel pueblo me aceptaron como uno más, y yo les correspondí ayudándoles con mi magia siempre que lo requerían. También allí empecé a desarrollar interés por la repostería y abrí una pequeña tienda de pasteles y bizcochos, que hacía en los ratos en los que no estudiaba. Viví tranquilo en Zeron hasta hace unos años.

Cuando una serie de conflictivos sucesos tuvieron lugar en la aldea, la Guardia Imperial acudió a ayudar. Mi magia les sirvió de ayuda, y me ofrecieron acompañarles a la capital y unirme a sus rangos. Decidi que mis habilidades podrían ser más útiles si las ponía al servicio de un bien mayor. Con esta determinación, acompañé a los hombres de la Guardia Imperial a Daegan, dónde comencé una nueva vida.

Durante los últimos tres años, he servido a la Guardia dentro de mis posibilidades, al tiempo que aprendía más sobre el mundo y mejoraba mis capacidades mágicas, bajo la tutela del culto a Orbatria. Hace poco, caí preso de una dura enfermedad que me mantuvo postrado en cama varios meses. Los atentos cuidados que me suministró la Guardia Imperial han hecho que me recupere, y ya me encuentro mejor. Puede que la enfermedad haya pasado factura a mi cuerpo, pero mi mente está mejor que nunca, y estoy listo para volver a la primera línea de la Guardia Imperial.

Soy un hombre de unos cincuenta años, aunque aparento más. De larga barba gris y pelo canoso. Alto y delgado, camino a menudo apoyado en un bastón. Quién me ha conocido dirá que soy un hombre agradable, tranquilo y generoso. No me gusta discutir, y prefiero arreglar los problemas sin recurrir a la violencia.

avatar
Tiberius Alfen
Aliado
Aliado

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 08/12/2012
Localización : Fortaleza de Verriteus

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tiberius Alfen

Mensaje  Tiberius Alfen el Vie Jul 01, 2016 5:49 am

Parece que fue ayer cuando tuvimos que huír de Daegan. Entre gritos, dolor y sangre de mis amigos. De mis hermanos.

Por suerte o por desgracia, algunos logramos escapar de Ironfist y de los medianos y fundar los Custodios... pero esta historia ya está recogida en otros libros.

¿Que qué hice yo desde entonces? No demasiado. No soy un hombre de guerra, eso ya lo sabéis. Cuando acepté unirme a la Guardia Imperial, lo hice porque creía que podría ayudar a la gente de ese modo. También porque vi en los paladines de Orbatria un modelo a seguir y un ejemplo para los jóvenes guerreros. Quería poner mi granito de arena.

Pero no salió bien. Oh no. No salió nada bien.

Así que me he mantenido fuera de la acción durante estos meses. He aprovechado para descansar, terminarme de recuperar de mi enfermedad, y estudiar un poco más los misterios de la magia. Y le he dedicado un montón de tiempo al pequeño Gizmo, mi familiar. ¡Sin duda con el tiempo se ha convertido en mi mejor amigo y mi mayor confidente! Después de lo que pasó en Daegan no puedo confiar del todo en nadie más.

Me han prestado un pequeño torreón en Verriteus del que a penas he salido en todos estos meses. Hace poco me hicieron llegar una carta que parece importante. En fin, supongo que Xander podría haber venido en persona. Pero estará ocupado. Gizmo da vueltas por la fortaleza más a menudo que yo, y me cuenta cosas. Ha escuchado nombres, nombres de gente importante, antiguos miembros de la Guardia Imperial. Creo que los ha convocado a ellos también. Me enorgullece que me compare con esas personalidades, pero me inquieta no saber que es lo que espera de nosotros.

Supongo que pronto lo sabré...

avatar
Tiberius Alfen
Aliado
Aliado

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 08/12/2012
Localización : Fortaleza de Verriteus

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.